LOGO

 

Presentación

 

 

Inicio

Relajaciones Armónicas Guiadas

Artículos crecimiento interior

Ser nuestra Totalidad

Sitios de interés relacionados

Libros y lecturas

Videos

Palabras para el corazón

¿Quienes somos?

A quién va dirigido

Objetivos

Organización

Actividades que se realizan

Calendario de actividades

Actividades realizadas

 

 

 

       

 

- DE TI AL INFINITO EN 3 PÁGINAS -

Ken Wilber

 

Antes que nada, introduce tu nombre aquí: (tu nombre)

 * * *

 Lo que voy a hacer en las siguientes páginas es simplemente “describir” el Yo no dual ahora mismo tal y como es inmediatamente visto.

Lo que sigue está escrito de un tirón, así que disculpa cualquier imprecisión. Simplemente relaja tu mente y lee lo siguiente sin pretensiones (si una frase tiene sentido inmediatamente, bien; si no, simplemente continúa leyendo con ligereza).

Lo que has estado buscando es literalmente y exactamente Eso que está leyendo esta página ahora mismo. El Yo[1] no puede ser encontrado porque nunca se perdió: siempre has sabido que tú eras tú. Esa YO SOY-dad es una condición constante de todo lo que surge, es el espacio en el que surge todo; no tiene nada fuera de ella y por lo tanto es completa Paz e irradia su propia belleza en todas direcciones. (Tu nombre) surge en el espacio de esa YO SOY-dad, (tu nombre) surge en esta vasta espaciosidad, esta pura apertura. (Tu nombre) es un objeto, exactamente igual que un árbol o una nube, que surge en el espacio del Yo que tú eres.

Ahora mismo no le estoy hablando a… (tu nombre); te estoy hablando a ti. Eso que es consciente de… (tu nombre) es este Yo siempre-presente. Este Yo es consciente de… (tu nombre),  surgiendo ahora mismo. Este Yo es Dios. Dios está leyendo esta página. (Tu nombre) no está leyendo esta página; Dios está leyendo esta página. El Yo es consciente de… (tu nombre) y consciente de esta página. Tú no eres… (tu nombre). Tú eres lo que es consciente de… (tu nombre). Lo que es consciente de… (tu nombre) es una YO SOY-dad que en sí misma no puede ser vista, tan solo puede ser sentida. Sentida como una certeza absoluta, es-idad inamovible, YO SOY ese YO SOY eternamente, intemporalmente, indefinidamente. Solo hay esta YO SOY-dad en todas las direcciones. Todo surge espontáneamente en el espacio de esta gran perfección que es el Yo, que está leyendo esta página ahora mismo.

Y tú (tu nombre) eres el Yo. Tú siempre has sabido que eres este Yo. Nunca hubo un tiempo en el que no supieras que eras tú. Lo que puedas recordar es siempre algo que este Yo hizo. Solo hay este Yo. No puedes salir en su búsqueda porque serías Eso que se pone a buscar. No puedes verlo porque es lo que está viendo ahora mismo, lo que significa que todo simplemente surge en esta consciencia; el mundo entero surge en tu consciencia ahora mismo. Tú eres ese espacio en el que todo está surgiendo espontáneamente y sin esfuerzo. Tú eres el Uno. Siempre has sido el ese Uno. Solo hay ese Uno. No pretendas que estás encontrando ese Uno. No pretendas que has olvidado ese Uno. Lo único que siempre has sabido, lo único que puedes recordar, lo único que en realidad estás sintiendo ahora mismo es ese Uno; la es-idad, ahora-idad, la talidad de todo, justo como es, y como está surgiendo en tu Yo. La simple sensación de Ser, que es todo lo que sientes siempre.

Mira las nubes: están surgiendo en tu consciencia: están surgiendo en ti. Las nubes están fuera de… (tu nombre), pero dentro de tu Yo. Mira tu cuerpo y esta habitación. Tu cuerpo está en esta habitación, pero tanto el cuerpo como la habitación surgen EN tu conciencia. Tú estás literalmente sosteniéndolas amorosamente en tu consciencia. Las montañas están surgiendo en tu conciencia: están surgiendo en ti, y tú estás amorosamente sosteniendo las montañas en tu consciencia, sosteniendo el mundo que surge en tu abrazo como el querido y radiante amado. Las montañas están surgiendo fuera de… (tu nombre) pero dentro de tu Yo. Las nubes, las montañas y… (tu nombre) están todos surgiendo simultáneamente y sin esfuerzo en este Yo, el que lee ésta página. Todo lo que surge, surge en esta inagotable YO SOY-dad, que no es una cosa o un objeto o una persona, sino la apertura o el claro en el que todas las cosas y todos los objetos y todas las personas están surgiendo.

Este vacío, esta apertura, esta vasta espaciosidad es tu Yo, es lo que siempre has sido, es lo que “eres” antes de que nacieran tus padres, es lo que “eres” antes de que el Big Bang ocurriera. Antes de que Abraham fuera, YO SOY. No hay antes ni después para esta ahora-idad que es el Yo. Solo hay esta ahora-idad de el Yo que está leyendo esta página en este mismísimo momento. No hay pasado ni futuro en este ahora interminable. Todos los antes y todos los después surgen en esta consciencia. Solo hay esta belleza siempre presente, que nunca empieza, que nunca termina, no nacida, no mortal, que es consciente de esta página, que es consciente del universo, y que encuentra todo ello EN el espacio que es, y por lo tanto todas las cosas surgen en la inconmovible Paz que las sostiene a todas ellas fácilmente en su abrazo interno. (Tu nombre) está en el universo; el universo está en TI MISMO.

Por lo tanto, sé este Yo siempre presente que está leyendo esta página. No estoy hablándole a… (tu nombre), te estoy hablando a ti. Deja que… (tu nombre) surja y decaiga, como todos los objetos. Deja que… (tu nombre) llegue a la existencia, permanezca un poquito en ella, y la deje: ¿Qué tiene esto que ver con tu Yo mismo? Todos los objetos surgen, permanecen y pasan en la espaciosidad y el vacío que es consciente de este momento, y este momento, y este momento, y este momento. Sin embargo, este momento no tiene fin, nunca has sentido realmente al presente llegando a un final porque nunca lo hace: es lo único que es real: esta ahora-idad, esta simple sensación de ser, la mismísima consciencia-sentimiento en la que esta página flota, y en la que… (tu nombre) flota, y en la que las nubes flotan. Cuando sientes esta ahora-idad presente, no hay nada exterior a ella; no puedes ver en el exterior de este ahora sin tiempo porque no hay nada fuera de él. Ahora y ahora y ahora es todo lo que has conocido siempre, y esta ahora-idad es simplemente otro nombre para el Yo espacioso en el que el Kosmos entero surge como un éxtasis de dicha radiante y alegre. Y un deseo de compartir esta Alegría infinita con alguien más.

Debido a que esta página y las montañas y las nubes, todas ellas surgen en tu consciencia, no hay nada fuera de tu Yo mismo. El hecho de que no haya nada exterior a tu Yo mismo significa que literalmente no hay nada que pueda amenazarlo. Dado que conoces este Yo mismo, conoces la Paz. Dado que ya eres directa, inmediata e íntimamente uno e idéntico con Eso que está leyendo esta página ahora mismo, conoces a Dios ahora mismo, directa, inmediata, inequívoca e innegablemente. Y dado que conoces a Dios ahora mismo, como el mismísimo Yo que está leyendo esta página, sabes que estás final, verdadera y profundamente en casa, un hogar que tú siempre has conocido directamente y siempre has pretendido no conocer.

Por lo tanto, deja de pretender. Confiesa que eres Dios. Confiesa que eres la Belleza. Confiesa que eres la mismísima Verdad que los sabios han buscado durante siglos. Confiesa que eres Paz más allá del entendimiento. Confiesa que estás tan estáticamente feliz que tuviste que manifestar todo este mundo tan solo para dar testimonio de una belleza radiante que no podías contener por más tiempo únicamente en y para ti mismo. Confiesa que el Testigo de esta página, el Yo de este y de todos los mundos, es el único y verdadero Espíritu que mira a través de todos los ojos y escucha a través de todos los oídos y se expande en amor y compasión para abrazar a los mismísimos seres que él mismo creó en una extática y eterna danza que es el secreto de todos los secretos.

Y confiesa que estás Solo, que eres literalmente el Único en todo el universo: no hay otros para este Uno. Hay por supuesto otros para… (tu nombre), pero tanto… (tu nombre) como los otros surgen en la consciencia que está leyendo esta página, y esta consciencia, este Yo mismo, no tiene otro, porque todos los otros surgen en él. Uno sin segundo es lo que está leyendo esta página.

Por lo tanto, sé ese Uno.

Y también dale mis recuerdos a… (tu nombre).

Ken.

 PD: ¿Te das cuenta, profunda, profunda, profundamente, que el que está leyendo esta página es el que la escribió, sí? (Tu nombre) y Ken, y esta página, todos surgiendo en el Testigo de esta página, ¿sí? El Yo no es difícil de encontrar sino imposible de escapar. Así que suelta todo este embrollo sobre encontrar y perder, y simplemente sé el Uno en el que todos los mundos están ahora surgiendo. Así que sal fuera y observa el hermoso mundo, surgiendo dentro de tu mismísimo propio sentimiento-consciencia, surgiendo dentro de tu mismísimo propio Ser, y después, ya sabes, vete a tomar una cerveza o algo así…

 

 

 

Entrevista a Sergi Torres: Vivir la vida plena

16/12/2013 in Bienestar y saludCrisisEntrevistasNueva concienciaOptimismo/Esperanza

Fisioterapeuta de formación y con estudios de psicopedagogía, Sergi Torres(Barcelona, 1975) vive volcado con entusiasmo en los últimos años en su faceta de conferenciante y divulgador de una nueva conciencia. Con sólo tres años de edad ya evidenciaba inquietudes existenciales y se hallaba estrechamente unido al sentido profundo de la vida, pero no fue hasta cumplir los 21 que esa semilla eclosionó con gran fuerza para cambiar radicalmente el orden de prioridades y volver a poner lo realmente importante en el lugar que corresponde. Lejos de la solemnidad y el arduo sacrificio que a menudo requieren ciertos caminos de crecimiento personal y búsqueda espiritual, el mensaje de Sergi es tan claro, simple y rotundo que roza lo desconcertante: la vida es felicidad, y si aún no somos felices es porque realmente no queremos serlo.

Con muchos nexos de unión en el fondo con diversas tradiciones y maestros, pero de un modo sencillo, fresco y cercano como pocos, sus propuestas van sobre todo dirigidas al corazón de todas aquellas personas que, dispuestas a tomar las riendas de su propia felicidad, están abiertas a desprenderse del miedo que nos produce la profunda transformación de nuestra mentalidad. En esta línea, Sergi Torres ha publicado también el libro “Un Puente a la Realidad” y ha sido la fuente de inspiración de la película Yo, libre. Un viaje al instante presente, estrenada a finales del 2012 y que puede verse gratuitamente a través de Internet.

 

Entrevista publicada en la Revista Kalma nº9:

 “Lo que nos ocurre suele ser aquello que nosotros mismos decidimos experimentar”

¿Quién es Sergi Torres?

Sergi Torres es mi espacio de aprendizaje. Alguien que en algún momento de su vida se da cuenta de que la forma en que había vivido hasta ese momento era sólo una opción y no lo que se suponía que era… A partir de ahí, se abre todo un espacio de redescubrimiento constante de quién es Sergi Torres. Por tanto, ante esta realidad de cambio constante, siento que no tiene mucho sentido definir quién soy…

Empezaste muy pequeño con las inquietudes existenciales…

Es como si hubiera habido dos partes en mi vida. Por un lado, estaba el Sergi que iba al colegio y se relacionaba con sus padres y amigos, y por otro, el Ser que daba lugar a eso… Tengo recuerdos de una conexión con lo esencial y también, sintiéndome parte de este mundo, recuerdo que me hacía preguntas del estilo: “¿Quién he sido antes de ser Sergi?”. De muy pequeño tenía la sensación de que podía parar el tiempo y sentía que estaba llamado a transmitir ese conocimiento… La conciencia de ese Ser empezó a difuminarse en el momento que empecé a preocuparme por aprobar exámenes o a centrar mis esfuerzos en aprender memorizando cosas. Siento que mi conciencia se pasó de frenada al entrar en contacto con la faceta más racional de la persona.

¿Qué te ocurrió a la edad de 21 años?

Yo lo describo como una especie de volcán. Estando ya en la universidad, llegó un momento en que todo aquello que había ido quedando sepultado por mi personalidad y por mi forma racional de entender la vida, de repente surgió de forma abrupta a la superficie. Fue así como empecé a recordar aquello que me era tan familiar y conocido cuando era pequeño, en un contexto en el que todo eso era opuesto o muy extraño. De esta manera, mi contexto cotidiano se vino abajo; perdí a todos mis amigos, mi familia no entendía qué me pasaba… y yo creía que me estaba volviendo loco.

¿Hubo algún suceso en concreto que desencadenara ese proceso?

Hay un suceso que no suelo contar para no generar confusión. Es decir, no fue únicamente el suceso el factor desencadenante, pero en parte sí. Me hallaba en un momento en el que cada vez estaba más interesado en cosas distintas a lo que me habían enseñado cuando fui a un taller de una de las médiums más reconocidas del mundo, Marilyn Rossner. Allí tuve una gran experiencia y algo se abrió de forma descontrolada…  Se disparó mi estado de percepción y los recuerdos de aquel contacto con lo esencial empezaron a sucederse como mares de lava. En el fondo, siento que era el momento de que aquello ocurriese y ocurrió de esa manera. La forma no es tan importante…

Vivimos en un mundo lleno de impulsos y con infinidad de propuestas para todos los gustos, pero parece que no acabamos de encontrar el sentido… ¿Tan difícil es encontrar la verdadera paz?

Según mi propia experiencia, superficialmente llegué a descubrir que había un patrón o una inercia, pero no me conformé con ello, pues limitarme a la conciencia de ese patrón aún me hacía sentir que yo no podía hacer nada… Fue así como seguí investigando y me di cuenta de que lo que alimentaba esa inercia era el miedo a algo distinto. Las experiencias profundas que volvía a experimentar daban un vuelco a esos patrones y al mismo tiempo venían acompañadas de una gran sensación de inestabilidad, ignorancia y miedo. Fue así como me di cuenta de que no era difícil, sino que yo mismo era el que lo hacía difícil por miedo a que ocurriera. En el fondo, somos nosotros mismos los que estamos detrás dificultando nuestra propia liberación. En realidad, el encuentro con la paz es muy simple; sólo se trata de una visión sostenida con una voluntad férrea. Esa voluntad a menudo no existe justo por el miedo a que ocurra esa paz que transforme completamente mi mundo.

Queremos ser libres, pero al mismo tiempo nos boicoteamos la libertad. Una gran paradoja…

Así es. Las paradojas no tienen movimiento en sí mismas; la solución de la paradoja no genera una conclusión que genere un movimiento. Por eso los seres humanos tampoco nos movemos. Puede parecer que evolucionamos, que la tecnología es un gran avance… pero en el fondo es falso. Seguimos anclados en el mismo punto de conciencia precisamente a causa de esa paradoja; el quiero y no puedo porque en realidad no quiero.

En el fondo no somos verdaderamente responsables de nosotros mismos…

Esa responsabilidad, primera y última, es básica. Hay muy pocos seres humanos hoy en día que estén abiertos a responsabilizarse completamente de su historia personal. Aún hacemos demasiada bandera del victimismo…

¿Cómo definirías la conciencia?

Sé que la conciencia, desde la perspectiva humana, no es clarificable… Cuando pasas a ser parte de la Conciencia Universal, las definiciones desaparecen. Muchas veces, desde la perspectiva humana más corriente, se asocia ser consciente a un cierto inmovilismo y pasotismo respecto al mundo, cuando en realidad es justo al revés; la conciencia esencial es pura creatividad constante. El enfoque mental-racional no sirve de mucho… No soy yo el que llega a ser consciente de esta creatividad esencial, sino que es ella la que despierta en mí.

¿Cómo vivir centrados, acorde a nuestra esencia, en una realidad alienante y con una mente llena de niebla?

A menudo no tenemos los recursos necesarios, pero siempre nos queda la voluntad. Todo lo que yo experimento parte de un origen, y ese origen es mi esencia. Quizás yo no puedo ser consciente de mi esencia, pero sí de sus efectos; lo que pienso y siento a cada momento. De esto sí que puedo ser consciente y trabajar con ello. Así pues, si con voluntad, yo decido aceptar cómo soy, cómo siento, cómo me veo y lo que pienso, entonces estoy aceptando la esencia. Esta aceptación es lo que me permite viajar a través de los pensamientos y las emociones hasta llegar a su origen. Mientras que, normalmente, para querer llegar a esa conciencia esencial, acostumbramos a rechazar los pensamientos y emociones que creemos que nos lo impiden, y así, es como nos alejamos de nuestra esencia.

Para estar en paz, hay que hacer las paces con todo…

Así es, pero sobre todo tenemos que tener en cuenta que estar en paz no es una técnica ni un método, es una decisión. Quizás no disponemos de muchos recursos, pero sí que podemos entrenarnos y prepararnos para tomar con firmeza esa decisión.

¿Qué relación tienen la felicidad y el sufrimiento con la vida?

La vida, en esencia, es felicidad. Cuando pierdo esta conciencia, olvido lo que es. Este es el estado mental generalizado de los seres humanos. Así, nos hemos inventado otra felicidad, pero que en el fondo nos hace sufrir, porque cuando la alcanzo, sufro por retenerla o sufro por perderla. Esto hace que la felicidad, tal y como la entendemos a menudo, sea tan voluble, imperando el sufrimiento. No se trata de que seamos felices, sino que somos felicidad… Hemos llevado la felicidad a un ámbito emocional, un espacio muy inestable y volátil, especialmente hoy en día. Por tanto, cualquier cosa que logre alcanzar desde el ámbito emocional, ya sea paz, ya sea amor emocional, en algún momento me va a llevar inequívocamente a sufrir. Siempre sufrimos hasta que utilizamos el sufrimiento para darnos cuenta de que, en esencia, es felicidad. Ahí vuelve a aparecer otra vez la gran paradoja…

La vida como felicidad… ¿Cómo explicárselo a los que más sufren, por ejemplo a consecuencia de la crisis?

Es imposible. En el 1213, sólo se podía hablar de que la tierra no era plana con aquellos que estaban abiertos a plantearse otra visión. Así, hoy en día, sólo puedes plantear la salida al sufrimiento, es decir, que el sufrimiento, en esencia, sólo es felicidad mal comprendida, a aquellos que están abiertos a tener una perspectiva distinta de su sufrimiento. Muy pocas personas hoy en día están dispuestas a ello. El sufrimiento se suele ver a menudo como algo nuestro, y así, inconscientemente, lo poseemos, nos aferramos a él. Sería como un osito de peluche hecho de cristales y clavos, pero que nos ha acompañado durante toda nuestra vida.

¿Buscando la felicidad la postergamos?

Buscar la felicidad significa necesariamente que no soy feliz. Por tanto, cuanto más la busco, más confirmo que no lo soy. Tenemos miedo de darnos cuenta de que lo que estamos sintiendo justo ahora es felicidad mal comprendida porque esto nos hace experimentar una cierta forma de felicidad, y también hace que nos demos cuenta de que hemos estado equivocados toda nuestra vida en nuestro camino de búsqueda de la felicidad, en el que tanto hemos sufrido y tanto hemos hecho sufrir a los demás. Esto nos lleva hacia la pura honestidad y depende, de nuevo, de una decisión.

¿Qué diagnóstico puedes hacer de la crisis a estas alturas?

En primer lugar, hay que recordar que tenemos el poder de ejercer esa decisión de ir más allá de nuestra personalidad para residir en el Ser. Desde ese espacio, te das cuenta de que no somos seres sociales, ni culturales, ni económicos… Ver esto, te hace ver también que no estás en crisis ni has entrado nunca en ninguna crisis. Simplemente, estás viviendo experiencias. Usar nuestro poder para intentar salir de la crisis o cambiarla, implica que tengo que sacar mi poder de esa decisión de estar en la esencia para caer igualmente en las redes de ese conglomerado de creencias, moral, etc…

¿Se podría decir que toda lucha es una huida hacia delante?

Cuando llegue el día en que un gran número de seres humanos logre dar ese paso adelante para no identificarse con ninguna estructura externa, la sociedad, la economía, la cultura, la economía, el arte… adquirirán su máximo exponente porqué será lo más esencial lo que se expresará a través de estos canales sin interferencias.

¿Por qué tenemos tanto miedo y cuesta tanto reconocerlo?

Tenemos miedo del miedo porque es la puerta a la paz o a lo esencial. En el momento en que una conciencia deja de ser consciente de su felicidad o de su presencia, la primera sensación que surge es el miedo, y es embarcándose en ese miedo que uno empieza luego a tener miedo del miedo. La manera de que esto empiece a disolverse es dando espacio a las emociones, ya que detrás de toda emoción podemos encontrar siempre trazas de miedo. Si en lugar de huir de lo que siento me dirijo hacia ello encontraré el gran pánico de la conciencia humana; no saber quién soy y por qué estoy viviendo la vida que vivo. Si a partir de ahí, consigo dar un paso más, el gran paso, alcanzaré la ausencia de miedo; la paz perfecta.

Es un proceso en el que tenemos que afrontar un cierto tipo de muerte…

Así es. Se trata de desprenderte de algo que crees que eres tú y que además, a menudo, se suele creer que sólo eres eso… Para el inconsciente, pasar a ser consciente es como un suicidio.

¿Hay algún método para lograrlo?

Hay un método universal, que además es excepcional y bajo mi punto de vista es el único: la vida de cada uno. La vida particular, vivida realmente, plenamente, te lleva a la salida del sufrimiento. Así pues, en el fondo se trata de algo lógico y simple, nada difícil. No es algo que yo tenga que hacer porque la vida ya tiene lugar, sino simplemente, tengo que dedicarme a vivirme.

¿Viviendo de esta manera se sana el inconsciente? ¿Deja de ser necesario, por ejemplo, el psicoanálisis?

Cualquier situación particular, sea la que sea, vivida con plenitud, puede llevar a la liberación. De esta manera, una persona que lleva varios años realizando una terapia psicológica, si pasa a vivir esta circunstancia de manera plena, implicándose realmente al cien por cien, seguramente conseguirá dejar de necesitarla. Parece ser que el método de aprendizaje que más elegimos es el sufrimiento, así que mejor aprender de él cuanto antes para poderlo abandonar. Cuando consigo vivir plenamente mi sufrimiento, éste empieza a desaparecer…

Se suele decir que el amor es el mejor antídoto para el miedo, pero ¿qué hacer cuando amar también da miedo? ¿Cómo amar de verdad?

A menudo se tiene la sensación de que cuando consigamos alcanzar el amor, visto como algo externo, entonces mi miedo desaparecerá. Pero no es así. Mi miedo ya es una forma de amor, muy desenfocada quizás, pero si yo me abro a sentir mi miedo, lo estaré aceptando y podré amarlo; por tanto, ese gesto es lo que me lleva a sentir que mi miedo en el fondo es amor. Una vez más, no hay nada alcanzable porque ya somos todo. Cuando te das cuenta de que dentro del mismo miedo está el amor surge una carcajada, pues te das cuenta de que los motivos por los cuales has estado buscando toda la vida, ya eran en sí mismo los resultados de eso que tanto buscabas.

¿Nuestra interpretación de la realidad es muy limitada?

Sólo con que sea un poco sesgada, a lo que miramos ya no le podemos llamar realidad. Por tanto, no se trata de que la malinterpretemos, sino que directamente no la vemos. En el momento en el que no vemos completamente la realidad, estamos completamente ciegos, aunque puedas pensar que estás sólo un poco ciego. La Conciencia Absoluta es absolutamente radical; o ves o no ves, o es real o no es real. No hay las medias tintas que tanto nos gustan a los seres humanos…

¿Cómo podemos aprender de los conflictos?

El punto clave es tomar la decisión de dar la bienvenida a todo lo que llegue, sea lo que sea. Eso no quiere decir que tenga que estar contento o agradecido de un conflicto, pues puedo estar muy asustado o muy rabioso, pero al darle la bienvenida puedo ver desde dónde se origina mi rabia o mi miedo. Entonces puedo utilizar el conflicto como método para descubrir la esencia de mis emociones. Al final, lo que nos ocurre, suele ser aquello que nosotros mismos decidimos experimentar.

¿Cómo aprender a vivir la vida plenamente?

Hay que volver a lo esencial. Todo lo que yo digo no tiene la intención de que sea comprendido. No hay varias formas de abordar esto. Si estás realmente dispuesto a comprender tu vida, todo lo que ocurra en ella puede ser fantástico para alcanzar ese propósito. Si no estás dispuesto, no hay nada que se te pueda dar que puedas usar para ello. Más allá de si una persona tiene o no recursos suficientes para comprender su vida, para mí, lo realmente importante, es si quiere o no.

¿Qué pasa cuando creemos que queremos pero acabamos tropezando siempre con la misma piedra en forma de dificultades?

Eso es un claro indicativo de que en realidad no se quiere. A menudo, una de mis tareas más arduas es mostrar a las personas que piensan que quieren vivir plenamente, que en realidad no quieren. Al final, el truco para saber dónde estamos posicionados es muy simple… Sólo tenemos que preguntarnos honestamente: ¿Soy plenamente feliz? Si ves con honestidad que no eres feliz, automáticamente ya sabes que realmente no estás queriéndolo ser, pienses lo que pienses al respecto. Cuando le pedimos al Ser que mire directamente a la personalidad, la respuesta es demoledora porque el Ser no ve personalidad…

¿Sin aceptación no se puede seguir adelante?

Es un requisito básico. Si mi vida es el lugar en el que aprendo, ¿qué sentido tiene rechazarlo?

¿Qué otros requisitos de los que han ido saliendo son pues imprescindibles en el método hacia una vida plena?

Para mí, es básico partir de la aceptación, la honestidad y la responsabilidad. De ahí, surge la voluntad. Mi voluntad no puede ser verdadera ni poderosa si no tengo esa base estable como punto de partida.

¿Cuáles han sido tus principales fuentes de inspiración?

En mi vida ha habido maestros, enseñanzas, libros… que mientras los iba siguiendo yo creía que eran “la vía”. Pero cuando descubrí lo que hay detrás del velo perceptual, me di cuenta de que todo esto no tenía ningún significado especial; no era nada distinto a cualquier situación corriente en la que mi método o maestro real sigue siendo la vida y lo que ocurre en el presente. Podríamos decir que tengo mi propio currículum espiritual pero al final me he dado cuenta de que no sirve de nada. Ahora bien, fue necesario pasar por ahí para darme cuenta de que en el fondo no servía de nada. No se trata de rechazar nada, sino de ponerlo todo en el mismo lugar. Mientras busques, encontrarás guías… Así que la pregunta es: ¿Qué hago yo con esos guías? Si no estoy muy atento a esto, me puedo acabar montando toda una película espiritual con el mismo final de siempre.

Háblanos de la influencia del libro Un Curso de Milagros…

No suelo mencionarlo porque en el fondo creo que es algo muy individual. Llegó un día en el que descubrí que Un Curso de Milagros no era un simple libro de tapas azules, páginas finas y mucha letra, sino que era una puerta que si la cruzaba podía convertir el libro en cualquier persona, cosa o situación. En realidad, cualquier cosa puede enseñarte lo que este libro muestra; que estamos ciegos perceptualmente, que el mundo no existe tal y como lo vemos y que la herramienta clave para conseguir salir de todo esto es perdonar, que en última instancia, se trata de ejercer la voluntad de soltar.

¿Qué podemos esperar de esta nueva era en la que hace poco se supone que hemos entrado?

Si uno quiere aprender a conducir, le da igual si hace sol, frío, llueve o está nublado. Simplemente se monta en el coche y ya está. El encuentro con el Ser es algo tan genuinamente personal e individual que, finalmente, no hay contexto que influya en ello. El contexto sí que te puede ayudar a tomar el poder de decisión para alcanzarlo, pero en realidad es la voluntad y no el contexto lo que de verdad nos hace libres. El contexto, por sí solo, nunca nos va a liberar.

¿Qué valoración puedes hacer del proyecto Yo, libre?

Para mí es una muestra más de que cuando no interfieres, las cosas ocurren. Desde el primer día de este proyecto, pude comprobar cómo su proceso, hasta hoy, responde a una serie de mecanismos que uno desconoce… Yo, lo único que he hecho al respecto, es ofrecerme, ponerme en juego sin interferir. Eso es lo que hemos hecho desinteresadamente cada uno de sus miembros. Disfrutándolo a cada instante y sin expectativas, ha ido siguiendo su curso. Sinceramente, las críticas, ya sean positivas o negativas, no nos interesan demasiado… Las agrademos todas, pero lo que de verdad nos llega al corazón es que una persona nos escriba diciéndonos que le ha cambiado la vida. Al ver la película, ciertas personas se han podido dar cuenta de que ellas tienen el poder de tomar la decisión para vivir una vida plena.

¿Algún mensaje de esperanza más para terminar?

Lo único que puedo añadir es algo que me digo a mí mismo; se terminó el tiempo para la esperanza porqué ha llegado el tiempo de la verdad. El tiempo para despojarnos de máscaras, disfraces… y dedicar nuestra vida a estar en ese Ser, ya sea en forma de ira, agradecimiento o paz inconmensurable, no importa. No hay diferencias al final.

Una entrevista de Daniel Gomis, Periodista y profesor de Yoga

https://altermon.wordpress.com

www.yogaycreatividad.com

Foto: Carlos Pericas

 

-----------------------------------------------------------

 

Entrevista a Fernando Maldonado, doctor en Psicología Clínica y creador del sistema de Coherencia Mental Aplicada

Jordina Casademunt

Se llama Fernando Maldonado C. Más conocido como «el hermano Fernando». Doctorado en Psicología Clínica por la Universidad de Florida (EE. UU.) y diplomado en Sofrología Médica, Antropología y Grafopsicopatología por la Universidad Complutense de Madrid, estudió en diferentes escuelas y universidades homeopatía, naturopatía, iridología, medicina tradicional china (en Pekín), estudios bíblicos y antropología cristiana, quinesiología, reflexoquinesia y otras disciplinas etnomédicas naturales. Es autor de obras psicológicas y existenciales, así como creador del sistema de Coherencia Mental Aplicada y de su aplicación psicológica, denominada coherenciación. Es autor del método Kiocho y descubridor de la ley del diapasón biocoherenciador.

 En el año 1987, Fernando Maldonado C., junto con otros profesionales de las medicinas complementarias naturales, formaron una asociación sin ánimo de lucro dedicada a la divulgación y la enseñanza de medicinas complementarias en Madrid bajo la denominación de Hermanos de San Rafael. Durante años pasó consulta en conventos de clausura de varias regiones de España. Aunque el Dr. Fernando Maldonado es laico (respetuoso con las religiones de la tierra), en el ámbito profesional, en congresos y en publicaciones se le conoce como «el hermano Fernando».

 ¿Cómo prefiere que le llamen: Dr. Fernando Maldonado o hermano Fernando?

En realidad me da absolutamente igual; a algunas personas les gusta más llamarme hermano Fernando, y a otras les resulta extraño y prefieren llamarme simplemente Fernando.

¿En qué se basan las etnomedicinas complementarias naturales?

Las medicinas y los remedios complementarios son los métodos curativos que forman parte del patrimonio cultural de ciertas comunidades tradicionales del mundo y que aún siguen utilizándose. Es un tipo de medicina que utilizan millones de personas de todo el mundo, habitualmente al margen de la medicina moderna convencional y los sistemas oficiales de atención sanitaria, aunque está considerada y protegida por la OMS.

 La etnomedicina tradicional está presente en muchos países en desarrollo…

Y sigue siendo una parte importante de la atención sanitaria de estos países en desarrollo; incluye terapias alternativas milenarias como la acupuntura, la medicina tradicional china, la medicina ayurvédica que, junto con la iridología, la naturopatía, la osteopatía, la homeopatía, la quinesiología o los métodos complementarios de curación, gozan de una acogida amplia y creciente en los países desarrollados.

 ¿En qué se diferencia —si hay diferencias— de las medicinas chamánicas?

La etnomedicina integra, como no podría ser de otra forma, todas las acciones terapéuticas naturales que no comporten daños para la salud del paciente o la sociedad, según las diferentes culturas.

 ¿Qué aportan las etnomedicinas que no aporte la medicina convencional y la holística?

El logro de las medicinas complementarias es haber conseguido ayudar a la humanidad a lo largo del tiempo con sus conocimientos para que pudiese llegar hasta aquí, para la observación de las leyes naturales y la aplicación de sus recursos como lo hacen el resto de seres vivos. La base fundamental de la etnomedicina es su visión holística. En las diferentes culturas tradicionales del mundo, el ser humano está compuesto por tres «cuerpos»: naturaleza física, naturaleza psicoemocional y naturaleza espiritual. En mi caso, estoy especializado en el estudio y el desarrollo de esta última y prioritaria naturaleza espiritual.

 ¿Qué es para ti la enfermedad? ¿Y la salud?

Entre las definiciones de salud más acertadas están la de coherencia, que significa «orden armónico entre les partes del todo». Armonía es la relación óptima entre las partes del todo. De coherencia entre los diferentes órganos y células del cuerpo, de coherencia en nuestra relación con el mundo, de coherencia entre lo que se piense, lo que se dice y lo que se hace. La salud en el ser humano consiste en que el cuerpo permanezca en silencio, sin molestias. El ser humano debe descubrir e integrarse conscientemente en la coherencia del sentido de la vida. La enfermedad es la consecuencia de la ignorancia egocéntrica. Otra causa de la enfermedad es la negación de la realidad o el distanciamiento de la coherencia.

¿Recomiendas complementación nutricional a tus pacientes?

«Que tu única medicina sea tu alimento y que tu alimento sea tu medicina.» En los países occidentales (ricos), desde hace décadas se observan carencias de nutrientes vitales: magnesio, cinc, germanio, selenio, yodo… Por este y otros motivos, la cadena nutritiva en la dieta humana está desequilibrada y es deficitaria.

La etnomedicina, también denominada alternativa o complementaria aquí en Occidente, recomienda incorporar los nutrientes que faltan en la dieta, ya sea por carencias de los alimentos o por oxidación, manipulación o incompatibilidad nutricional.

 ¿Qué resultados has observado?

Cuando se regulan los órganos de eliminación, cuando la dieta se racionaliza con sentido común y sensibilidad y cuando aprendemos a respetar la ley de la coherencia, se consigue el bienestar de la salud y también la recuperación y la curación de la mayor parte de enfermedades.

 ¿En qué consiste el método «coherencia mental aplicada»?

Coherencia mental aplicada (CMA) es la propuesta de un método basado en la experiencia de la antropología trascendental (conocimiento de la naturaleza humana) más allá de la explicación psicológica. La CMA pone en orden y armonía las alteraciones del cuerpo y la mente para iniciar o potenciar la conciencia espiritual como realidad vivida.

 ¿Qué se trabaja antes, la mente o el cuerpo?

En versión platónica, actualmente sigue vigente la observación «mente sana en cuerpo sano». Tenemos que entrenar el cuerpo y la mente a la vez para descubrir finalmente nuestra dimensión espiritual, desde la que podemos resolver todos nuestros problemas físicos o mentales. La mente humana ejerce una influencia directa en las causas de las enfermedades y los posibles accidentes. Las investigaciones realizadas en las cátedras de medicina de todo el mundo así lo confirman.

 ¿Qué beneficios se obtienen de estas terapias?

El padre de la homeopatía, el Dr. Hahnemann, decía: «en medicina, dejar de aprender es un crimen». Medicina solo hay una: la que cura. Las etnomedicinas complementarias naturales han demostrado empíricamente durante miles de años su eficacia y de ellas se han obtenido resultados positivos. Son las medicinas más inofensivas y baratas. Son las auténticas medicinas preventivas y no interfieren con otras. Tienen una visión holística y se ajustan a las necesidades humanas. Su aplicación prudente tiene un mínimo de contraindicaciones.

 Eres el creador del diapasón biocoherenciador. ¿En qué consiste?

El diapasón biocoherenciador posee la facultad de armonizar, con el patrón coherente, cualquier estructura compuesta por átomos. El biocoherenciador es de acero compuesto de carbono, manganeso y silicio. Se templa a una temperatura de 36 ̊C-40 ̊C, oscilando hasta conseguir la frecuencia coherente. Su uso en pocos segundos tiende a establecer la armonía y el buen funcionamiento orgánico, químico o bioenergético.

 ¿En qué casos puede ir bien el biocoherenciador?

Con el biocoherenciador se puede calmar o eliminar el dolor de golpes, articulaciones, quemaduras (reduciendo la inflamación)… Se pueden tratar los puntos de acupuntura, regular meridianos y plexos (chakras) del cuerpo. También se utiliza en la armonización y «depuración» de los alimentos y bebidas de nuestra dieta diaria. Reduce o elimina las alergias a alimentos. Las propiedades del biocoherenciador nos permiten neutralizar el estrés procedente de los campos electromagnéticos de ordenadores, microondas, televisores, teléfonos fijos y móviles.

¿Qué resultados has obtenido con este diapasón?

Los resultados extraordinarios del biocoherenciador se contrastan y confirman con pruebas neuromusculares quinesiológicas, comprobaciones sistemáticas por diagnóstico Kirlian automatizado. Y, lo que es más importante, con la rica estadística positiva de las diferentes aplicaciones durante 10 años de experiencia.

 ¿Puede utilizarse en todas las personas?

La simplicidad del biocoherenciador permite utilizarlo en cualquier persona, tanto en niños como adultos. Su efecto es inmediato: solo hay que invertir de 1 a 3 minutos en su aplicación. Realizamos un taller que consiste en la entrega del diapasón biocoherenciador; dura 3 horas, tiempo suficiente para descubrir sus cualidades y efectos, así como el uso correcto. En el taller se hacen prácticas y demostraciones de las diferentes aplicaciones.El biocoherenciador también tiene aplicaciones útiles y sorprendentes para terapeutas: quiroprácticos, quinesiólogos, naturópatas, acupuntores, osteópatas, médicos, fisioterapeutas, masajistas, esteticistas y cocineros.

 ¿Qué es el Kiocho?

Kiocho es una disciplina fisicoenergética estructurada en sencillos ejercicios que tienden a estimular, almacenar y proyectar la energía KI a través de los canales y chakras del cuerpo. Su efecto armoniza y permite recuperar el equilibrio y la estimulación neurofisiológica en pocos minutos.

 ¿Qué falta y qué abunda en nuestra sociedad actual en el ámbito de la salud física y la psíquica?

Falta visión espiritual de la vida y, por ello, trascendencia, amor ágape. Se confunde el confort con la calidad de vida, somos adictos al consumismo. Faltan valores. Estas realidades influyen decididamente en la salud física y psíquica. Por otro lado, vivimos en una época de abundancia de recursos que, si se aprovechasen de manera coherente, permitirían alcanzar la felicidad y la salud.

¿Qué recomendaciones podrías dar a nuestros lectores para encontrarse mejor?

Aprender a conocerse y respetar las leyes naturales, ser coherente. Ser coherente es vivir desde la dimensión espiritual. Esta es la única manera segura de conseguir el bienestar definitivo.

 ¿Y para el mantenimiento de la salud?

Para el mantenimiento de la salud debemos procurar que los órganos de eliminación funcionen correctamente: riñones, intestinos, piel, pulmones, hígado. Seguir la dieta mediterránea evitando fritos, azúcares refinados, sal en exceso y harinas refinadas. Aplicar el sentido común en la higiene, el ejercicio físico y la gestión del estrés.La evaluación y aplicación de los recursos naturales pueden ayudar de manera positiva y con frecuencia definitivamente a la humanidad en cualquier edad.

 Actualmente, las medicinas complementarias naturales aplican las técnicas psicoemocionales más eficaces: coherenciación, psicología transpersonal, PNL, raja yoga, meditación, relajación armónica, coaching, constelaciones, grafoterapia, psicocromática y muchas otras. En el Centro de Ciencias Etnomédicas Naturales se aplican diferentes disciplinas alternativas naturales, entre las que se incluyen las técnicas psicoemocionales de la coherenciación y la naturopatía, la osteopatía, la quinesiología, la reflexoquinesia y la terapia de polaridad.

Para obtener más información:

Centro de Ciencias Etnomédicas Naturales

Tel.: 915 93 88 55

-----------------------------------------------------------

 

EL SILENCIO CREADOR

  “La mente silenciosa encuentra la armonía de todas las cosas. Esa armonía siempre anhelada que se busca en vano en las imágenes sensoriales. Es la belleza perfecta, la que nunca hemos visto pero adivinamos que existe a través de los signos, las formas y los movimientos de todas las cosas.

 Esa belleza está ahí y la encontramos por primera vez en el silencio. El equilibrio que da sentido a todos los contrastes y las contradicciones, a todos los cambios, es el estado natural del silencio.

 Como si el universo en infinitos trozos separado y esparcido en todas direcciones, se reencontrara en la belleza gozosa de la Unidad. Como si aquello tan valioso que estaba perdido entre el caos incontable de múltiples realidades revelara de pronto la clave secreta de mi existencia única.

 Así es el silencio creador. Aprender a escucharlo es aprender a descubrir la vida como creación constante”. 


Consuelo Martín, El silencio creador.

 

-----------------------------------------------------------

 

- Todo en la vida va y viene, por eso es mejor adaptarse al momento, que aferrarse a ideas, lugares y personas.

- Donde este tu pensamiento es donde estará tu presencia.

- La realidad que vivimos es la que imaginamos.

- No hay riqueza mayor que la salud, ni placer igual a la alegría del corazón.

- Camina hacia tu prosperidad a tu propio ritmo y... Disfruta del trayecto.

- No existe motivo por el que debamos correr en pos de nada. En cambio, si podemos ser nosotros mismos y disfrutar de nuestra respiración, de nuestra sonrisa y de la belleza que nos rodea.

- Para empezar a conocernos tenemos que silenciarnos y escucharnos.

- Cuando aprendamos a escucharnos a nosotros aprenderemos a escuchar a los demás.

- Cuando escuchemos a los demás nos estaremos escuchando a nosotros mismos porque no habrá dos.

 

La hora más importante es siempre la presente,
la persona más significativa es siempre la que tenemos ante nosotros,
y la obra más necesaria es siempre el amor.
 
No sabemos ver a alguien que es feliz, que conduce un coche de lujo,

no sabemos mirarlo y ser felices con esa persona.
Ni  sabemos simpatizar con el que es verdaderamente muy pobre.
Envidiamos al rico y nos apartamos del que nada tiene.
 
Trabaja como si no necesitaras dinero,
ama como si nunca te hubieran herido,
y baila como si nadie te estuviera viendo.
 
Cuando una sonrisa toca nuestro corazón,
cuando el  bosque nos sumerge en la calma y la paz,
cuando la música nos emociona hasta el encantamiento,
cuando amamos realmente, o reímos o danzamos con alegría,
entonces... somos uno con los ángeles.
 
                   

FIRMADO: Corazón de Duende

Subir